Garzón apuesta por aumentar la soberanía energética para proteger a las personas consumidoras más vulnerables

Garzón en el senado
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, interviene en el Senado

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, defiende el conjunto de medidas puestas en marcha por el Gobierno y reivindica un debate “serio y riguroso” sobre la política fiscal
 

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha apostado este martes por aumentar la soberanía energética de España como una de las medidas fundamentales para ser menos “dependientes” del exterior y proteger así a las personas consumidoras más vulnerables.

En su intervención en el Senado durante la sesión de control al Gobierno, Garzón ha defendido el conjunto de acciones “específicas” puestas en marcha por el Ejecutivo central para afrontar la crisis energética que afecta en la actualidad “a toda la Unión Europea” y, especialmente, a “aquellos que no tenemos fuentes de energía de combustibles fósiles propias y somos vulnerables a volatilidades” como la guerra en Ucrania.

“Hay que tomarse en serio la necesaria transición ecológica para dejar de ser tan vulnerables. Por lo tanto, hablamos de soberanía energética, de protección del poder adquisitivo, de negociación colectiva para blindar los derechos de las familias trabajadoras, de proteger a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad y de intervenciones fiscales precisas y no ideológicas, sino basadas en la evidencia científica”, ha explicado el ministro.

Garzón también ha defendido las políticas impulsadas desde el Ministerio de Consumo y que han permitido a las familias trabajadoras, a través de distintos bonos sociales, evitar la pérdida de poder adquisitivo en un momento de “espiral inflacionaria”.

El ministro de Consumo ha advertido de que la subida de los precios de los combustibles y las energías fósiles es “una circunstancia internacional” no sólo atribuible a la vulnerabilidad energética de España. Además, ha reivindicado un debate “serio y riguroso” acerca de la política fiscal.

En esta línea, Garzón ha recordado que “no necesariamente baja el precio de la gasolina cuando se bajan los impuestos” y que, por tanto, las administraciones públicas deben aplicar medidas que sean “útiles” para la población.

“Las medidas que ha realizado este Gobierno y las que va a seguir haciendo se basan en una intervención fiscal medida y precisa para poder paliar los procesos oligopólicos de las grandes empresas y proteger a los sectores sociales más vulnerables de este país”, ha recalcado el ministro de Consumo.